EN EL SALVADOR

En nuestro país,  la literatura en su sentido más amplio, se traduce a una literatura de élite. ¿Por qué?, sencillo: Debemos de partir de un hecho, en El Salvador, el sistema educativo nacional es muy deficiente: De la primaria y secundaria, pasando por el bachillerato, hasta llegar a la universidad. 

Desde los primeros grados de estudio, se les enseña a los niños, a memorizar definiciones y conceptos. No se estimula a una lectura comprensiva. Salvo raras excepciones, el sistema educativo, en los primeros años, desarrolla un sistema de aprendizaje basado en el análisis, la interpretación, la creatividad y el ingenio de la niñez salvadoreña. Desarrollo de habilidades que más adelante serán de gran ayuda al educando, para lograr capacidades productivas. Y este fenómeno, le quita alas a la sed de curiosidad e investigación propia de los niños.

En el bachillerato, sigue este rastro, y lo que es peor, no existe una asignatura en la educación media, que promueva la investigación de la historia nacional.

Muchos jóvenes, llegan a la universidad, sin tener una clara conciencia de qué significa «Ser Salvadoreño», y su compromiso y responsabilidad en la historia de este país.

Todo por la falta de lectura

Es triste que en El Salvador, en pleno siglo XXI, no exista  una política de Estado, para la investigación científica; y, que el Estado, a través del Ministerio de Educación, no le dé la respectiva importancia a la historia y a las ciencias sociales, en el ambicioso PLAN 20-21.

La cada vez más escasa población universitaria y que en su mayoría goza de comodidades, se suma a este mal, cuando existe un alto número de estudiantes, que en su vida universitaria, nunca han leído un libro completo, y así, en consecuencia de esto, se forman como malos profesionales en sus distintas carreras que tendrán que enfrentar las demandas de esta sociedad.

En junio del 2004, el Centro de Opinión Pública de la Universidad Francisco Gavidia, ejecutó una encuesta sobre Hábitos y Consumo de Lectura, arrojando resultados sorprendentes, tales como, que el 51.15% de población salvadoreña nunca ha leído un libro completo. Casi la mitad de los salvadoreños, el 48.75% afirma no haber visitado nunca una biblioteca. El 33.30% afirmó que no lee porque no tiene tiempo. Y un 20.10% dice rechazar la lectura por considerarla aburrida.

El sondeo de opinión fue efectuado a dos mil personas con DUI, residentes en los 60 municipios más poblados del país, quienes representan el 72% de la población con mayoría de edad.

La literatura en nuestro país, se vuelve una cuestión de élite. Élite económica y élite intelectual.

En cuanto a la élite económica, basta decir que pocos salvadoreños tienen acceso a una educación de excelencia académica que contribuya al enriquecimiento de la investigación cultural y científica. Es decir, pocos padres de familia, pueden enviar a sus hijos e hijas a colegios de orientación católica, los cuales han comprobado ser, los más equipados y con mayor calidad en sus programas de estudio. La ecuación es sencilla: calidad académica = alta inversión económica. Además, existe un escaso plan de becas académicas.

Y en cuanto a la élite intelectual, aparte de docentes, asesores económicos y políticos e investigadores científicos, pocas personas del quehacer cotidiano, dedican tiempo a la investigación para fines culturales.

enero 30, 2008

enero 30, 2008

ROQUE DALTON

enero 30, 2008

Roque Dalton

Nació en San Salvador, el 14 de mayo de 1933 y murió asesinado el 10 de mayo en 1975. Realiza estudios en la Universidad de El Salvador así como en México y Chile. Roque Dalton hizo una poesía de rompimiento, hizo trizas algunos elementos que anteriores poetas usaron; su poesía es una poesía inteligente para cuestionar las formas tradicionales de afrontar la poesía en El Salvador, aunque en algunos poemas su lenguaje pierde validez (en los de su primera época sobretodo), lo invade la retórica, muy de gozo intelectual; la retórica es un falso lenguaje que todo lo entrega vacío, sin vida. Sus primeros poemas son edificios verbales con insólitas relaciones entre los elementos más disímiles, opuestos, contrarios; una zona surrealista enriquecio su expresión; pero el abuso de este surrealismo lo hizo caer en la retórica que decíamos al principio. En los libros publicados luego de “Taberna y Otros Lugares”, supo desarrollar toda su visión poética de ruptura, de inconformidad en todos los ordenes e integrar sus experiencias políticas con la poesía y la literatura en general. A causa de sus actividades políticas vive en el exilio varios años, durante los cuales visita gran cantidad de países la mayoría socialistas. Algunas de sus obras son:

La Ventana en el rostro (poesía), 1961.
El turno del ofendido (poesía), 1963.
El Mar (poesía), 1964.
Poemas (poesía), 1968.
Taberna y Otros Lugares (poesía), Premio Casa de las Américas, La Habana, Cuba, 1969.
Miguel Marmol (narrativa), 1972.
Las Historias prohibidas del pulgarcito (poesía), 1975.

FRANCISCO GAVIDIA

enero 23, 2008

Francisco Gavidia

 Nace en el departamento de San Miguel el 29 de diciembre de 1863, Muere en San Salvador el 22 de septiembre de 1955 su nombre completo es: Francisco Antonio Gavidia Guandique. Es tomado como el fundamentador de nuestra literatura. Gavidia llena una época, marca una etapa. Practicó todos los géneros literario, y en todos aportó una visión enriquecedora de nuestra realidad. Con Gavidia tenemos algunos de los fundamentos para insistir en la búsqueda de lo nuestro; él tiene cierta profundidad que no encontramos en autores antes de él o contemporáneos suyos. Descubrió el alejandrino francés y lo enseñó a Rubén Darío (Nicaragua), quien lo incorporó al verso escrito en español y lo llevó a sus últimas consecuencias. Su espíritu buscador lo llevaba por todos los rumbos de la literatura, por lo que algunos afirman que su obra es un tanto dispersa. Su diversidad es de riquezas no de fragmentación, es un todo que muestra la dedicación de un hombre preocupado por fundamentar una expresión cultural salvadoreña. Para ello estudió el pasado prehispánico y colonial del país en su contexto centroamericano así como el de nuestra América. Aparte de su labor poética, participo en actividades periodisticas-literarias y se preocupó por la educación; publicó numerosos ensayos de aspecto educativo; en 1932 es declarado “Salvadoreño Meritísimo” por la asamblea legislativa.Algunas de sus obras son:

  • Versos (poesía), 1885.
  • Ursino (teatro), 1886.
  • Júpiter (teatro), 1889.
  • El Encomendero 1901.
  • Historia Moderna de El Salvador, 1917.
  • Cuentos y Narraciones, 1931.

Que es Literatura

enero 23, 2008

                                     LA LITERATURA   Literatura proviene del latín “litterae”, y es posiblemente un calco griego de “grammatikee”. En latín, literatura significa una instrucción o un conjunto de saberes o habilidades de escribir y leer bien, y se relaciona con el arte de la gramática, la retórica y poética. Por extensión, se refiere a cualquier obra o texto escrito, aunque más específicamente al arte u oficio de escribir de carácter artístico y/o las teorías estudios de dichos textos. También se usa como referencia a un cuerpo o conjunto acotado de textos como, por ejemplo, la literatura médica o también conocida literatura española del siglo de oro, etc.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.